La Resonancia Magnética es un examen imagenológico que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo. No se emplea radiación (rayos X) y las imágenes por resonancia magnética (IRM), denominadas cortes, se pueden almacenar en una computadora o imprimir en una película.

Un examen produce docenas o algunas veces cientos de cortes de diferentes tipos, incluyendo:

  • Resonancia magnética del abdomen
  • Resonancia magnética cervical
  • Resonancia magnética del tórax
  • Resonancia magnética de la cabeza
  • Resonancia magnética del corazón
  • Resonancia magnética lumbar
  • Resonancia magnética pélvica
  • Angiografía por resonancia magnética
  • Venografía por resonancia magnética

Para realizar el estudio se requiere que el paciente use una bata de hospital o prendas de vestir sin broches metálicos (como pantalones de sudadera y una camiseta), ya que el metal puede causar imágenes borrosas. El paciente es recostado sobre una mesa angosta, la cual se desliza dentro de un tubo grande similar a un túnel.

Algunos exámenes requieren de un tinte especial (medio de contraste). La mayoría de las veces, el tinte se administra a través de una vena (IV) en la mano o el antebrazo antes del examen. Este medio de contraste ayuda al radiólogo a observar ciertas zonas más claramente.

Se pueden colocar pequeños dispositivos, llamados espirales, alrededor de la cabeza, el brazo o la pierna o alrededor de otras zonas que se vayan a estudiar. Estos ayudan a enviar y recibir las ondas de radio y mejoran la calidad de las imágenes.

Durante la resonancia magnética, la persona que opera la máquina lo vigilará desde otro cuarto. El examen dura aproximadamente de 30 a 60 minutos, pero puede demorar más tiempo.

Razones por las que se realiza el examen

Tener una resonancia magnética, junto con otros métodos imagenológicos, contribuye a elaborar un diagnóstico certero. Las IRM tomadas después de haber administrado un colorante especial (medio de contraste) dentro del cuerpo pueden brindar información adicional acerca de los vasos sanguíneos.

Una angiografía por resonancia magnética (ARM), es una forma de imagen por resonancia magnética que crea imágenes tridimensionales de los vasos sanguíneos. A menudo se utiliza cuando no se puede realizar la angiografía tradicional.

Preparación para el examen

  • Antes del examen hay que indicar si se tiene:
  • Válvulas cardíacas artificiales
  • Clips para aneurisma cerebral
  • Desfibrilador o marcapasos cardíaco
  • Implantes en el oído interno (cocleares)
  • Enfermedades renales o diálisis (posiblemente no pueda recibir el medio de contraste)
  • Articulaciones artificiales recientemente implantadas
  • Stents (endoprótesis) vasculares
  • Si se ha trabajado con láminas de metal en el pasado (puedes necesitar exámenes para verificar si tienes partículas de metal en los ojos)

Debido a que el equipo para la resonancia magnética contiene imanes potentes, no se permiten objetos de metal dentro de la sala donde está el escáner.

  • Artículos como joyas, relojes, tarjetas de crédito y audífonos pueden dañarse.
  • Lapiceros, navajas y anteojos pueden salir volando a través del cuarto.
  • Los prendedores, los ganchos para el cabello, las cremalleras metálicas u otros artículos metálicos similares pueden distorsionar las imágenes.
  • Las prótesis dentales removibles se deben retirar justo antes del examen.

Lo que se siente durante el examen


Una resonancia magnética no causa dolor. Si usted tiene dificultad para permanecer quieto o está muy nervioso, se le puede dar un medicamento para relajarlo. El movimiento excesivo puede ocasionar errores e imágenes borrosas en la resonancia.

Se solicita al paciente no comer ni beber nada durante un período de 4 a 6 horas antes del examen. En caso de ser claustrofóbico, el médico radiólogo puede dar un medicamento para ayudar al paciente a disminuir la ansiedad; o bien se puede verificar que el proveedor cuente con equipo de resonancia magnética abierta, que es una máquina que no requiere estar tan cerca del cuerpo.

La mesa puede estar dura o fría, pero usted puede solicitar una frazada o una almohada. La máquina emite ruidos sordos o zumbidos fuertes al encenderse. Usted puede usar protectores de oídos con el fin de reducir el ruido.

Un intercomunicador en el cuarto le permite a usted hablar con alguien en cualquier momento. Asimismo, algunos equipos para resonancia magnética tienen televisores y audífonos especiales que usted puede utilizar para ayudar a pasar el tiempo.

No hay un período de recuperación, a menos que le hayan dado un medicamento para relajarlo. Después de una resonancia magnética, usted puede reanudar la dieta, las actividades y los medicamentos normales.

En Diagnóstico Milenio tenemos el único Resonador Abierto de todo el estado de Querétaro. Llámanos para solicitar tu consulta.

Fuente: MedlinePlus